Para frenar a EE.UU.

Mundo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Partido comunistas instan a que los gobiernos reclamen ante la ONU que exija que Washington cese campaña terrorista contra Venezuela.

“EE.UU. debe detener su campaña terrorista que puede acabar con un baño de sangre en Venezuela” recalca una declaración que suscriben organizaciones políticas revolucionarias de diferentes países, donde además se advierte que “mientras el mundo padece la arremetida de la pandemia, EE.UU. organiza maniobras militares en las proximidades de las costas venezolanas, busca pretextos para justificar su acoso y una posible invasión, y el Comando Sur de su ejército en Miami perfila planes para organizarla”.
Por medio de este documento, partidos comunistas entre los que está el PCA, instan a los gobiernos de sus países a reclamen que la ONU se pronuncie ante tal situación.
Asimismo, recuerdan el papel activo de Washington en el derrocamiento de Evo Morales y en el plan diseñado para encarcelar a Luiz Inácio Lula Da Silva, así como en el apoyo que le brinda a Jair Bolsonaro, mientras “continúa con el despiadado bloqueo a Cuba”.
Al respecto, hacen un llamamiento “a la conciencia universal, a la ética democrática de todos los países del mundo, para que sus gobiernos presenten reclamaciones ante la ONU para que EE.UU. detenga esa campaña terrorista que puede acabar con un baño de sangre en Venezuela”.
Vale citar que el 3 de mayo fracasó un intento de infiltrar un comando terrorista proveniente de Colombia, que fue conocido como Operación Gedeón. La investigación subsiguiente puso de relieve los vínculos entre los individuos que intentaron desembarcar en La Guaira, Juan Guaidó y EE.UU.
Pero el hostigamiento lejos estuvo de cesar. “Lo tenemos rodeado a un nivel que nadie conoce, pero ellos sí lo saben”, dijo Donald Trump al reiterar sus amenazas contra la estabilidad institucional de Venezuela y añadió: “algo pasará, porque no vamos a aguantarlo”.
Por su parte, el embajador de Venezuela ante la ONU, Samuel Moncada, pidió al Consejo de Seguridad que intervenga para garantizar que EE.UU. y Colombia detengan las acciones de guerra contra su gobierno.
La escalada estadounidense se profundizó durante las últimas semanas con la entrada en aguas territoriales venezolanas de cinco buques iraníes cargados con alrededor de 1,5 millones de barriles de combustible destinados a resolver la escasez que provocan las sanciones impuestas por Washington.
Trump amenazó con un bloqueo marítimo en el Mar Caribe y puso en alerta a la Cuarta Flota de la USS Navy en su intento por impedir la ayuda de la República Islámica que, por medio de su ministro de Exteriores, Mohamed Javad Zarif, advirtió que cualquier acción contra sus barcos iba a considerarse como un acto de piratería al que respondería de forma contundente.

A confesión de parte...

Respecto a la Operación Gedeón, el documento de los partidos comunistas, sostuvo que contaba con el apoyo de EE.UU., algo que quedó expuesto “tras la aparición de contratos firmados por mercenarios y ex militares estadounidenses para llevar a cabo esos ataques contra Venezuela”.
Pero también merced a “la confesión de algunos de los detenidos por las fuerzas de seguridad venezolanas” que, como se recordará, reconocieron que pretendían secuestrar al presidente Nicolás Maduro y asesinar a otros referentes del proceso bolivariano.
“Esa incursión armada, con la complicidad de Colombia, ha fracasado pero EE.UU. va a continuar impulsado su plan de desestabilización en Venezuela”, recalca el documento y recuerda que Washington “intenta vincular, de manera indigna, al gobierno de Maduro con las redes del narcotráfico”.
Y denuncia que EE.UU. no descarta una intervención militar “para imponer un gobierno que acate su voluntad, y lo hace cuando el secretario general de la ONU ha pedido el cese de las guerras y los ataques militares en todo el mundo para poder combatir la dura emergencia de la pandemia”.
Asimismo, recuerda que las sanciones económicas impuestas por EE.UU. contribuye a deteriorar la situación económica y humanitaria de Venezuela.
Por lo que los partidos firmantes del documento “hacemos un llamamiento a la conciencia universal, a la ética democrática de todos los países del mundo, para que sus gobiernos presenten reclamaciones ante la ONU para que EE.UU. detenga esa campaña terrorista que puede acabar con un baño de sangre en Venezuela”.
Además del PCA, suscriben sus pares de España, Palestina, Cuba, Portugal, Francia, Noruega, Irlanda, Hungría, Sudáfrica, Rusia, Chipre, Bielorrusia y Sudán, entre otros.