Militares de EE.UU. en Colombia

Mundo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Integran una fuerza especial que viaja para “ayudar en la lucha antinarcóticos”. Desde Venezuela advierten que Colombia “es, lamentablemente, la cabecera de playa de la estrategia de contención yanqui en la América del Sur”.

Medio centenar de militares estadounidenses, integrantes de una brigada de Asistencia de Fuerza de Seguridad (Sfab por sus siglas en inglés), comenzaron a arribar esta semana a Bogotá donde según voceros dela embajada de EE.UU. “ayudarán a Colombia en su lucha antinarcóticos”.
Las mismas fuentes hicieron hincapié en que es la primera vez que la Sfab se va a desempeñar en un país latinoamericano, tras lo que explicaron que se trata de personal de un grupo élite del Comando Sur de EE.UU. “que estará dentro de las unidades militares para asesorar a los Estados Mayores de las Fuerzas de Tarea Conjunta Hércules, Vulcano, Omega y de la Brigada contra el Narcotráfico”.
Los militares provienen de la Academia Militar de Fort Benning que está ubicado en Georgia, estado donde está el condado de Fulton, que es uno de los epicentros de las protestas en curso desatadas a partir del asesinato de George Floyd.
Así las cosas, casi en coincidencia con el arribo de los miembros del Sfab, desde el bloque del Polo Democrático del Senado, Jorge Enrique Robledo e Iván Cepeda, presentaron una iniciativa para que se cite al ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, “para que responda por violación de la soberanía y la Constitución”.
Al respecto, Robledo recalcó que permitir que tropas extranjeras actúen en Colombia, es “otro gravísimo error de Iván Duque”.
Y, advirtió que con la excusa de combatir la narcoproducción “amenazan con llevar la guerra a Venezuela, conflicto que también puede incendiar a Colombia”.
En una línea similar, desde el Partido Farc, el senador Julián Gallo, pidió que la Procuraduría inicie una indagación preliminar al ministro Trujillo y se pronuncie sobre “las posibles faltas del presidente Duque” en este caso.
Ya que, indicó, no se cumplieron requisitos establecidos por la Constitución Nacional que señala que el ejecutivo debe ser autorizado por el Senado en situaciones como esta. “El gobierno autoriza llegada de brigada militar de EE.UU. a territorio colombiano, desconociendo Constitución que otorga esas atribuciones al Senado”, lamentó Gallo.

Preocupación

Por su parte, como era de esperar, la llegada de tropas estadounidenses a Colombia fue vista con mucha preocupación en Venezuela.
“Colombia es, lamentablemente, la cabecera de playa de la estrategia de contención yanqui en la América del Sur y, por supuesto, su base de operaciones”, señaló el ministro de Defensa de ese país, Vladimir Padrino, tras lo que sostuvo que “ahora envían tropas élites con la fachada de la lucha contra el narcotráfico”.
Y, sin dudarlo, aseveró que Colombia “es un país ocupado por fuerzas extranjeras, lo que no ha logrado detener la producción y el tráfico de drogas”.
Vale recordar que desde hace más de dos décadas Washington y Bogotá vienen desarrollando acuerdos de colaboración militar enmarcados en el Plan Colombia, por el que militares y contratistas de EE.UU. están en el país sudamericano con la excusa de asistir a su gobierno en la lucha antidroga.
Desde 2004, se reconoce oficialmente la presencia de ochocientos soldados y seiscientos contratistas, lo que implica un incremento importante de personal, si se toma como referencia al año 2000, que fue cuando comenzó a implementarse el Plan.
En este contexto, el presidente Duque profundiza la presión contra Venezuela y encabeza una arremetida por la que se pretende acabar por congelar el Acuerdo de Paz de La Habana.
Mientras tanto, en lo que va del año, un centenar de referentes sociales fueron asesinados por bandas paramilitares de derecha.