Solidaridad internacionalista

Latinoamérica y Caribe
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Para luchar contra el Covid-.19, viajó a México un nuevo contingente de la Brigada Médica Cubana Henry Reeve.

Ayer partió hacia Ciudad de México la segunda parte del contingente de la Brigada Médica Cubana Henry Reeve, que viene trabajando en el país azteca para contribuir con la lucha contra la pandemia Covid-19.
Ahí, los trabajadores de la salud cubanos se van a unir a sus colegas mexicanos y otros integrantes de la brigada cubana que, durante 2020, vienen desenvolviéndose en la capital del país, así como en los estados de Quintana Roo, Veracruz y Tabasco.
Vale recordar que desde que irrumpió la pandemia, Cuba envió brigadas médicas a 37 países a combatir el Covid-19, entre los que están Perú, Andorra, Venezuela e Italia, algo que volvió a reflotar el pedido de que se le otorgue el Premio Nobel de la Paz 2021.
Pero la tarea internacionalista y solidaria de la Brigada Médica Henry Reeve no es novedosa. Antes de que comenzara la pandemia, Cuba ya tenía alrededor de 28 mil trabajadores de la salud que llevaban adelante tareas en 58 países. Esto es, una cifra superior a lo que todos los países del G7 juntos aportan a tareas similares.
Todo esto, en un contexto en el que Cuba padece el criminal bloqueo impuesto por EE.UU desde hace seis décadas.
Y fue precisamente en 1960 cuando, junto con la Revolución, Cuba adoptó este compromiso con la cooperación y la innovación médica, algo que llevó a que durante los últimos sesenta años, más de cuatrocientos mil trabajadores de la salud cubanos brindaran asistencia en todo el mundo, fundamentalmente, en los países más empobrecidos por el sistema capitalista.
Pero aunque la urgencia global se centra en el combate contra el Covid-19, la asistencia de la Brigada también sigue atendiendo otro tipo de contingencias.
Hace dos días, una brigada del Contingente Internacional de Médicos Especializados en Situaciones de Desastre y Graves Epidemias Henry Reeve, viajó hacia Honduras para contribuir con la atención de los damnificados por los huracanes Eta e Iota.