Comenzó la campaña electoral en Ecuador

Latinoamérica y Caribe
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Se lanzó la fórmula presidencial de Unión por la Esperanza. El Partido Comunista instó a “organizar la campaña electoral como expresión de lucha de clases”.

Desde México donde está exiliado, Rafael Correa participó del acto de lanzamiento de la campaña electoral de los candidatos de Unión por la Esperanza (UnEs) que encabezan Andrés Arauz y Carlos Rabascall.

Cabe recordar que este espacio que reúne a diferentes expresiones políticas y sociales que van desde el centro hacia la izquierda, fue autorizada a participar en las Presidenciales del 7 de febrero tras un largo periplo en el que padeció persecución y proscripciones fomentadas por el gobierno que encabeza Lenin Moreno, entre ellas, la del propio Correa.

Arauz recalcó que espera cumplir con “la responsabilidad de llevar el legado de la Revolución Ciudadana”, tras lo que hizo hincapié en que, si es elegido Presidente, su desafío y prioridad va a ser “tratar la crítica situación económica que vive el país a causa del mal gobierno de Moreno y de la pandemia que afecta a todo el mundo”. Y destacó que va a mantener la dolarización que rige desde 1999.

Por su parte, Correa se mostró optimista de cara a la jornada del 7 de febrero. “Este es el inicio de una nueva historia, el final de una pesadilla, de cuatro años de traición, corrupción, de desgobierno” y recordó que “quisieron enterrarnos usando todas las artimañas, la guerra sucia, el linchamiento mediático, la persecución, pero jamás entendieron que somos semilla y que floreceremos con más fuerza”.

Por su parte, el Partido Comunista Ecuatoriano (PCE) volvió a respaldar a la fórmula Arauz-Rabascall y al resto de las candidaturas que acompañan a ese binomio e instó a “organizar la campaña electoral como expresión de lucha de clases”.

Asimismo resaltó que el programa que impulsa UnEs “habla de impulsar la educación, la salud y la seguridad pública”, así como de “recuperar el salario y ampliar las fuentes de empleo, rechazar la precarización laboral y ampliar los derechos sindicales, entregar la tierra y créditos para el campesino pobres, pescadores, artesanos y reanimar la producción social comunitaria destruida por la derecha y el gobierno traidor”.

Por lo que “estamos convencidos que vendrán días mejores y que avanzaremos con nuevas conquistas sociales para los sectores más golpeados por las políticas económicas neoliberales”, de ahí que el PCE hizo público su optimismo y recalcó que “seguimos trabajando en la organización para la construcción del poder popular”.