Unes espera rival

Latinoamérica y Caribe
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La fórmula Arauz-Rabascall ya está en el balotage en Ecuador. Lasso y Pérez quieren entrar, mientras Almagro y EE.UU. meten la cola.

El Partido Comunista de Ecuador (PCE), insistió con que es preciso que Unión por la Esperanza (Unes), lleve a cabo una “convocatoria a la más amplia unidad de las fuerzas populares para que el triunfo alcanzado por el binomio Arauz-Rabascall sirva para recuperar la soberanía nacional, independencia económica y política, el bienestar social, salud, educación y la realidad de la esperanza de la gran patria latinoamericana”.

Lo hizo de cara a la segunda vuelta electoral del 12 de abril, a la que accedió la fórmula de Unión por la Esperanza, tras conseguir casi el 33 por ciento de los votos en las elecciones del 7 de febrero. Ahí va a tener que confrontar con el candidato de Creo, Guillermo Lasso quien superó por un estrecho margen a Yaku Pérez.

Aunque en principio, con el auspicio de la OEA, Lasso y Pérez amagaron con propiciar conjuntamente un recuento de votos que permita establecer quién quedó segundo, con los resultados del Consejo Nacional Electoral (CNE) sobre la mesa, el postulante de Creo, se desdijo y anunció que lo del recuento es cosa del pasado. Por supuesto, el anuncio del CNE lo pone a Lasso en la segunda vuelta.

De todos modos el CNE todavía no dijo la última palabra, la OEA vuelve a meter la cuchara en un proceso electoral y, desde el Pachakutik, Pérez denuncia que hubo fraude.

Junto a Luis Almagro se pronunció EE.UU., que lo hizo por medio de la subsecretaria interina de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, Julie Chung, quien destacó que el recuento de votos permitiría una “mejora de las garantías para los candidatos y la ciudadanía”.

La experiencia reciente de Bolivia, advierte que es preciso estar muy atentos ante este tipo de intervenciones, que pueden preparar el escenario para perjudicar al binomio Arauz-Carrascal, en la segunda vuelta.

Por eso el PCE insistió con que es preciso profundizar “esta gran unidad de las fuerzas democráticas, progresistas y revolucionarias, que cuentan con apoyo del pueblo ecuatoriano”, de cara al balotage “donde se enfrenta una autentica lucha de clases, bien sea que haya que enfrentar  al binomio que encabeza el banquero Lasso o al servil de Yaku Pérez quienes representan los mismos intereses de la oligarquía”.