Preocupación por Molares Schoenfeld

DDHH
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La Liga Argentina por los Derechos Humanos lo visitó en Esquel donde sigue detenido por pedido del gobierno de Colombia.

Una delegación de la Liga Argentina por los Derechos Humanos (Ladh), visitó en Esquel a Facundo Molares Schoenfeld, para interiorizarse sobre su estado de salud y brindarle asistencia ya que fue detenido y alojado en la Unidad Penal Federal 14 ubicada en Trevelin.

La visita fue realizada en el marco del mecanismo nacional que integra la Ladh, como parte de los organismos que integran el Sistema Nacional de Prevención de la Tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes.

El encuentro duró más de una hora y los visitantes pudieron conversar con el detenido, comprobar su estado de salud y asegurarse de que disponga de la medicación necesaria para el tratamiento de sus patologías de base preexistentes que requieren de alta complejidad para su tratamiento y monitorización, ya que se trata de un paciente de riesgo.

Molares Schoenfeld cursa un aislamiento total por diez días a raíz del Protocolo Covid que rige en el penal, pero no está incomunicado y cuenta con asistencia legal y médica básica. En este contexto, la Ladh responsabilizó  por la detención de Molares Schoenfeld al Estado de Colombia, tras lo que hizo hincapié en que el gobierno argentino debe negar su extradición y liberarlo.

Por lo que recalcó que el juez Federal Guido Otranto, debe apartarse “de cualquier operación funcional a la estrategia de construcción de un enemigo interno con el fin de justificar pérdida de garantías constitucionales”.

Así las cosas, la Ladh junto a otros organismos de derechos humanos reclamó la “inmediata libertad” de Molares Schoenfeld y demandó que el ejecutivo nacional niegue la extradición que solicita Colombia, país en el que, recuerda, “fue internacionalista hasta que las Farc se disolvieron como organización político-militar en virtud de los acuerdos de Paz de La Habana, firmados y vigentes”.

Y ahora “el gobierno de Duque sabotea cotidianamente los acuerdos de paz, utilizando en este caso la colaboración de Interpol, y reclama su extradición”, por lo que “entregar a Facundo Molares a Colombia, donde asesinan a un firmante de la paz cada dos días, sería una especie de condena de muerte que no vamos a convalidar ni permitir”.

Junto a la Liga firman esta declaración Abuelas de Plaza de Mayo, Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora,

Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas, Fundación Memoria Histórica y Social Argentina, Hijos Capital, Asamblea Permanente por los Derechos Humanos y Apdh La Matanza, Comisión Memoria Verdad y Justicia Zona Norte y Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos.