Zona de riesgo

Género
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

“Movemos el mundo aún parando, porque hermanadas visibilizamos y denunciamos los crímenes de odio y misoginia que históricamente padecemos”, recalcó la subsecretaria de Igualdad de Géneros y Diversidad de Suteba Ayelen Bicerne.

“En cualquier lugar del mundo, en sociedades patriarcales capitalistas, ser mujeres, lesbianas, trans, travestis, no binaries, queers, intersex, bisexuales y pansexuales, afros indígenas, mestizas, diversas, disidentes y trabajadoras del campo popular conlleva un riesgo”, recalcó la subsecretaria de Igualdad de Géneros y Diversidad de Suteba e integrante de La Violeta Ayelen Bicerne.
Lo hizo en el contexto del Día Internacional de la Mujer Trabajadora en el que “movemos el mundo aún parando, porque parando hermanadas visibilizamos, interpelamos, reclamamos y denunciamos los crímenes de odio y misoginia que venimos históricamente padeciendo a través de un proceso de aniquilamiento de nuestras feminidades traducida en femigenocidios, lesbicidios, transgenocidios y travestigenocidios, expresiones de extremas violencias producto del sistema patriarcal capitalista supremacista blanco”.
Tras lo que remarcó que “unidas, organizadas, movilizadas, empoderadas y marchando exigimos ser reconocidas como sujetas de derecho”, ya que “queremos y tenemos el derecho a vivir una vida libre sin violencias, discriminación ni desigualdades”.
De igual forma opinó que “se necesita compromiso real para generar cambios subjetivos profundos y radicales en pos de erradicar patrones socioculturales cisexistas, misóginos, racistas, falocentristas y androcentristas” y añadió que para esto es preciso “presupuesto para un proceso de generización a través de la ESI en educación con capacitaciones y formaciones con enfoque de género”.
Y en este sentido pidió que se declare la emergencia en violencia por razones de género, pero también hizo hincapié en que “exigimos un Poder Judicial que se capacite y forme para no tener que soportar más fallos que nos culpabilizan, nos enjuician, que revincula a nuestras hijas con los abusadores, que nos llevan a la muerte”.
Asimismo añadió que, “para acabar con la feminización de la pobreza, exigimos trabajo con salarios dignos y la posibilidad de un acceso a la vivienda para no ser arrojadas a la prostitución”.
También demandó que “haya medidas judiciales inmediatas para los padres que incumplen con las cuotas alimentarias”, al tiempo que instó a “repensar un sistema de salud integral donde el desarrollo de nuestra sexualidad no este sujeta a las decisiones municipales ni a les profesionales de la salud”.
Y después de recalcar que es preciso que la Ley IVE “sea efectiva federalmente”, pidió que se reglamente y efectivice la Ley Diana Sacayán que prevé que exista en la administración estatal un cupo laboral para personas travesti trans. También reclamó que es preciso que se establezcan “espacios de abordaje integrales para asistencia a las victimas de violencia por razones de género”, integrados por equipos de profesionales “idóneas en el tema”.
Finalmente aseveró que “sabemos que venimos de años de políticas publicas excluyentes y desmantelamiento de programas que garantizaban la inclusión y la justicia social, pero siempre nuestro colectivo a tenido que alzar la voz, tomar las calles para lograr la ampliación de derechos” por lo que “este 8M seguimos como siempre, reclamando lo que nos falta”.