Justicia por Agostina

Género
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Agostina Gisfman de 22 años, fue víctima de femicidio en la provincia de Neuquén. En lo que va del 2021 ya son más de noventa las mujeres ultimadas en crímenes de este tipo.

“Nos sentimos movilizadas porque nos despertamos todos los días con la noticia de que hay una muerta más y las soluciones las vemos muy lentamente”, dijo la secretaria de Género de la CTA de la provincia de Río Negro, Bárbara Palumbo, al referirse al femicidio de Agostina Gisfman, quien vivía en Cipolleti.
Este sábado en Centenario, una localidad cercana a las ciudades de Neuquén y Cipolleti, fue encontrado parcialmente quemado, el cuerpo de la joven de 22 años, quien permanecía ausente de su hogar desde el día anterior.
El cadáver estaba en un basural clandestino cercano al autódromo de Centenario, hacia donde concurrió personal policial que fue alertado por la denuncia de un hombre que recolectaba cosas para reciclar en la zona.
Se estima que Gisfman salió de su casa cerca de la hora 19 y desde ahí fue hasta la ruta 151 donde habría hecho dedo para ir a Catriel. Es la última vez en que fue vista.
Este caso se suma al casi centenar que se registran en lo que va del año, según un nuevo informe del Observatorio de Femicidios en Argentina Adriana Marisel Zambrano, que dirige La Casa del Encuentro. A raíz de esto, 103 hijos quedaron sin madre, el 63 por ciento de ellos es menor de edad.
En este contexto, Centenario y Cipoletti fueron el epicentro de dos movilizaciones convocadas, entre otros, por integrantes del colectivo #NiUnaMenos. “Marchamos en Cipolletti para exigir justicia por Agostina”, recalcó Palumbo y lamentó “el penoso historial de femicidios impunes que hay en Río Negro, que siguen sin resolverse o son escasamente investigados”.
Tras lo que hizo hincapié en que “ante el alto número de femicidios, necesitamos más medidas efectivas de prevención y abordaje de las violencias” ya que, “aunque vemos buenas intenciones, esto no puede resolverse si no se aumenta el presupuesto en combatir la violencia de género”.
Y fue clara al sostener que “a las víctimas de violencia patriarcal, se les deben garantizar espacios donde puedan ser escuchadas y asesoradas”, por lo que calificó como “urgente” que se avance en una reforma del Poder Judicial “con perspectiva de género”.