La patota de Lewis

Patagonia
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Individuos armados impidieron una marcha al Lago Escondido. Organismo de Derechos Humanos, entre ellos la Liga, denunciaron el hecho.

Diferentes organizaciones de Derechos Humanos denunciaron las agresiones perpetradas contra quienes participan de la Sexta Marcha por la Soberanía del Lago Escondido, que se lleva a cabo para señalar que se les impide a los ciudadanos argentinos el acceso a ese lugar que permanece ocupado por el británico Joe Lewis.

Hay tres sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Río Negro que señalan que el camino por el que se movilizaban las personas atacadas es de acceso público, pero pese a esto y lejos de garantizar el libre tránsito por el lugar, la policía provincial avaló la actitud de la patota de Lewis quien de acuerdo a la revista Forbes posee la sexta fortuna de Inglaterra.

Favorecido por el menemismo, este individuo adquirió una estancia de 12 mil hectáreas por un precio muy por debajo al de mercado y cercó el Lago Escondido donde posee una fastuosa estancia que, entre otros, alojó al entonces presidente Mauricio Macri que viajó hasta ese lugar utilizando un helicóptero privado de Lewis.

Con este telón de fondo, ayer la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación denunció que el grupo de caminantes fue interceptado por alrededor de medio centenar de personas que portaban armas de fuego y recordó que el camino utilizado fue “autorizado por la Justicia para poder acceder al lago”.

Los organismos denunciantes son Liga Argentina por los Derechos Humanos, Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Abuelas de Plaza de Mayo, Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas, Familiares y Compañeros de los 12 de la Santa Cruz, Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos, Fundación Memoria Histórica y Social Argentina. Asamblea Permanente por los Derechos Humanos La Matanza y Comisión Memoria Verdad y Justicia Zona Norte.

Por su parte, ayer un equipo de abogados presentó una denuncia penal contra empleados del empresario británico, a quienes acusan de los delitos de privación ilegal de la libertad, actos de piratería y sedición y atentados contra la soberanía nacional.

La denuncia fue presentada en el juzgado de Bariloche por el Grupo de Abogados Solidarios que, entre otros, integra Daniel Llermanos. Ahí se da cuenta de que el domingo pasado “la movilización arribó a la cabecera norte del que denominaron Lago Soberanía (Lago Escondido) y el contingente fue allí interceptado, hostigado y privados de su libertad por aproximadamente cincuenta hombres, a caballo y armados, organizados por una persona que ejercía el mando y que fuera identificada como Nicolás van Ditmar”.