Narcotráfico y Vicentín: un problema político y una estafa escandalosa

País
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Casi sin proponérselo, la justicia federal no tiene dificultades para hallar relaciones entre el narcotráfico en los puertos de Rosario y las operaciones de Vicentín. Nuevos allanamientos complican más a la empresa agroexportadora. Champa Galiotti dijo que “la esencia del neoliberalismo la podemos ver y palpar en los Puertos de Santa Fe”.

“Estamos ante problema de índole política antes que judicial o comercial” dijo Norberto “Champa” Galiotti, Secretario Político del Partido Comunista de Rosario, luego de que la justicia federal comprobara la conexión entre dos buques cargados con cocaína que partieron de la Terminal de Rosario y la empresa Vicentín, accionista del puerto de la ciudad y de los galpones donde se alojan las mercaderías destinadas a la exportación.

Al respecto, Champa fue claro al explicar que “la esencia del neoliberalismo la podemos ver y palpar en los Puertos de Santa Fe, especialmente de Rosario, donde el capital impera y borra los límites entre lo legal y lo ilegal”. No es casualidad, dijo, que a través de estos puertos salga al exterior el 75 por ciento de la exportación de granos y casi el noventa por ciento de la droga.

En ese sentido, enfatizó que “el hecho de haber hallado en galpones de Rosario más de una tonelada y media de cocaína y que después se encontrara una cantidad muy similar, procedente también de Rosario, en puertos de España y de Brasil hace evidente la implicación de Vicentín, que es el denominador común en todas las operaciones”.

El dirigente comunista volvió a insistir en que “Vicentín está en todos los ilícitos” y remarcó que “el control sobre el comercio exterior es un problema político y de soberanía nacional antes que una cuestión comercial o judicial”. Además, aclaró que “no se trata solamente de temas de evasión o de lavado de dinero, sino fundamentalmente de narcotráfico”. Sucede que “de los puertos de Rosario salen todo tipo de mercaderías hacia múltiples destinos, sin ningún tipo de control”.

Champa fundamentó con datos provistos por los mismos empresarios. “Actualmente se evade, prácticamente, la misma cantidad de divisas que se declaran con las facturaciones”, afirmó y detalló que “el año pasado, con una sequía tremenda en el Río Paraná, se facturaron en los puertos del rosafe más de 35 mil millones de dólares”. Ahora, “para este año la Bolsa de Comercio de Rosario proyecta cerrar sus balances con una exportación equivalente a 42.300 millones de dólares, casi un préstamo del FMI”. Por ello concluyó que “la defraudación, evasión y triangulación de las empresas exportadoras que trabajan en la Hidrovía, con Vicentín como denominador común, es una estafa escandalosa”.