El ejemplo cordobés

País
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La provincia gobernada por Juan Schiaretti, tiene una cifra de desempleo que es casi dos puntos superior a la media nacional. “Queda de manifiesto que el modelo del cordobesismo le es funcional a unos pocos, mientras la pobreza sigue acentuándose en nuestros barrios y hogares”, denunció el PC.

El Partido Comunista de Córdoba, reiteró su advertencia sobre las consecuencias que trae el diseño político que gobierna esa provincia desde hace varias décadas, algo que vuelven a exhibir los datos que recientemente suministró el informe técnico de trabajo e ingresos que confecciona el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

“Lo lamentamos pero no nos sorprendernos con los números que se muestran”, señaló el PC cordobés ante el dato que revela que con un 8,7 por ciento, en esta provincia la cifra de desempleo se coloca casi dos puntos por encima de la media nacional.

“Nuevamente queda de manifiesto cómo el modelo del cordobesismo le es funcional a unos pocos, mientras la pobreza sigue acentuándose en nuestros barrios y hogares”, denunció el PC que también destacó que se trata de la cifra que construye “el Modelo Cordobés y su Fundación Mediterránea”.

Así las cosas, alertó que “en nuestra provincia, cada vez se generan menos fuentes de trabajo en condiciones dignas, los salarios no alcanzan a cubrir la canasta básica, el acceso a derechos laborales y protección social es cada vez más una suerte de privilegio para los trabajadores”.

Tras lo que recordó que el PC viene denunciando desde hace mucho tiempo “al modelo capitalista mediterráneo, que no genera valor agregado ni fuentes de empleo, que contamina y arrasa con el monte nativo”, por lo que pregunta si acaso “este es el modelo que consideran exitoso ya que lo quieren exportar a nivel nacional”.

Por lo que hizo hincapié en que “desde el campo popular, debemos construir unidad para romper con la hegemonía de poder político y económico cordobés” y en que, para que esto sea posible, “se debe gobernar para el pueblo, no para los oligopolios”.