Sentencia para ocho represores

Litoral
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

En el marco de la causa Caballero III, fueron condenados por delitos de lesa humanidad ex integrantes de la Brigada de Investigaciones de la Policía de Chaco.

“Desde el Partido Comunista valoramos el trabajo que se hizo durante muchos años para que estos personajes no queden impunes”, recalcó el secretario del PC de Chaco, Raúl Toto Galván, al referirse a la condena a ocho ex policías, militares y penitenciarios, que recibieron penas de entre tres hasta 25 años, por crímenes de lesa humanidad cometidos entre 1974 y 1983 contra 33 personas, en el contexto de la causa Caballero III.
El Tribunal Oral Federal de Resistencia, los condenó por violaciones de domicilio, tormentos, privaciones ilegales de la libertad, desapariciones forzadas y abusos sexuales perpetrados en la Brigada de Investigaciones de la Policía de Chaco, la Alcaidía Policial y la Cárcel Federal U7.
Vale mencionar que el Gobierno provincial, por medio de la Secretaría de Derechos Humanos y Géneros, garantizó la querella y acompañamiento a víctimas en el marco de este juicio. El que el abogado querellante por parte de la Secretaría fue Duilio Ramírez, quien es militante del PC de Chaco.
El comisario general José Rodríguez Valiente y el suboficial mayor Gabino Manader, recibieron penas de 25 años de prisión por privaciones ilegales de libertad y tormentos, al tiempo que fueron responsabilizados por una violación agravada que se perpetró dentro de la Brigada de Investigaciones.
El único de los imputados que no tenía condenas previas, el ex oficial de la Alcaidía Policial Francisco Álvarez, recibió la pena de catorce años de prisión, ya que se lo encontró culpable del delito de Tormentos Agravados.
Por su parte el ex oficial de Inteligencia del Ejército, Luis Alberto Pateta, fue condenado a once años y seis meses, el ex oficial de Inteligencia del Ejército Tadeo Betolli a siete años y seis meses y el ex suboficial de la policía, Jorge Ibarra, recibió una pena de seis años. Pablo Casco, jefe de Guardia de la Cárcel Federal U7, recibió tres años y nueve meses y el ex sargento de la policía, José Marín, fue condenado a tres años y seis meses de prisión.
Así las cosas, Galván destacó la labor llevada a cabo desde la querella por el abogado Ramírez, quien “desde hace mucho tiempo viene siguiendo este caso” y señaló que “aunque algunas condenas quedaron cortas, valoramos que se haya dictado sentencia a prisión”.
Después dejó en claro que “debemos seguir luchando para que todos los responsables enfrenten sus respectivos juicios”, tras lo que hizo hincapié en que “la pelea de las organizaciones populares de Chaco en este sentido, debe estar enfocada en que a ninguno de los represores se le garantice la prisión domiciliaria”.