Bebió, huyó y lo pescaron

Litoral
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El jefe comunal de Eldorado Fabio Martínez quiso evadir un control y al ser interceptado mostró signos de encontrarse en estado de ebriedad.

“Nunca se le hizo el test de alcoholemia y lo dejaron que se vaya ebrio otra vez en su camioneta”, explico el integrante del Partido Comunista y candidato a concejal de Eldorado, Nelson Galeano, al referirse al episodio que tuvo como protagonista al intendente de esa localidad misionera, Fabio Martínez, quien al comando de una camioneta Toyota Hilux, intentó evadir un control policial y mostró signos ebriedad.
Fue la semana pasada, cuando penitenciarios realizaban un control vehicular para intentar capturar a un individuo que se había fugado de La Unidad 3 de Eldorado. En esas circunstancias procedieron a interceptar a una camioneta Toyota Hilux que se dio a la fuga por lo que se inició una persecución.
Cuando lograron detenerla, se encontraron con que estaba conducida por el intendente Martínez, quien se hallaba alcoholizado al punto de que ni siquiera podía sostenerse en pie.
“Es un caradura”, recalcó Galeano y recordó que al día siguiente, Martínez que “salió hacer un operativo de limpieza en los barrios como si no hubiese pasado nada”, al tiempo que hizo hincapié en que “nunca salió el informe oficial de que pasó”, lo que pone en evidencia de que hay una maniobra para ocultar el hecho.
En este sentido, el referente del PC le apuntó a la maquinaria del Partido La Renovación, al que pertenece el jefe comunal y que gobierna la provincia de Misiones. “Desde su espacio político han negado que Martínez haya estado involucrado en este hecho, cuando hay un video que lo muestra claramente”, señaló.
Tras lo que dejó en claro que “hay una complicad del gobierno provincial para limpiar la imagen de Martínez”, al tiempo que recordó que el gobernador, Oscar Herrera Aguad, cuando asumió sacó un comunicado que decía “si funcionario público conduce en estado de ebriedad, debe tener de 48 horas a treinta días de detención hasta que se esclarezca su situación”. Pero “ahora que hay que aplicar lo que dijo el gobernador, la propia Renovación mira para otro lado”.