San Juan y un sismo con consecuencias

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La provincia registró un terremoto de 6.4 en la escala de Ritcher, el más fuerte de los últimos años. En zonas alejadas, como Pocito, tienen casas de adobe y han sufrido lo ocurrido estos días, con casas agrietadas y rotas. Allí es donde se concentra la ayuda de las organizaciones

Un fuerte terremoto de 6.4 en la escala de Richter tuvo su epicentro en la provincia de San Juan este martes antes de la medianoche y se sintió en otros lugares como Mendoza, Córdoba, Tucumán y San Luis. Horas más tarde el gobernador de la provincia, Sergio Uñac, comunicó el primer informe que reportaba traumatismos moderados y graves en niños y adultos.

Luego del sismo principal hubo réplicas de 4.4, 4.9 y 4.1 grados durante la madrugada que afectaron mayormente a la ciudad de San Juan y las localidades de Caucete, Mirayes, Barreal y el Valle de Media Agua, según informó el Instituto Nacional de Prevención Sísmica. La directora del Inpres, Patricia Alvarado, señaló que ante la magnitud del terremoto era esperable que se sintiera en varias provincias y recordó que “la zona ya tuvo un antecedente en 1977 con un terremoto de 6,8 que fue devastador y fue más grande que el sismo de esta noche".

Alejandro Giulano, también miembro del Inpres, expresó en los medios que los sismos “se generan en una falla geológica, que es como una herida en la corteza terrestre que la divide en dos bloques. Puede ser que uno se suba sobre el otro o que se muevan tangencialmente entre ellos. En este caso no es que un bloque se esté montando sobre el otro, sino que se mueven entre sí”.

Solidaridad y organización

Tras lo sucedido, desde el Partido Comunista de San Juan, la FJC y el Movimiento Territorial de Liberación lanzaron un comunicado con el que señalan: “nos ponemos a disposición para brindar ayuda a quien lo necesite. Estaremos recolectando ropa, zapatillas, alimentos no perecederos y todo aquello que sea de utilidad para las familias damnificadas”.

Claudio Luna, de la FJC sanjuanina, recalcó que “más que nada en Pocito, del Valle de Tulúm, hubo problemas con las casas que no son sismorresistentes. Esto ocurre en los lugares donde hay más precariedad en lo habitacional, por lo que se han caído allí y en otras localidades, de las que fuimos a socorrer a esas familias en lo urgente. Hoy partieron dos autos a llevar alimentos y cosas útiles para esas personas”.

Luna recordó el terremoto de 1977, que obligó a que se lleven adelante cambios en torno a lo habitacional. “Tras el sismo de 1977 se hace una reforma desde lo edilicio para que las casas sean si o si sismorresistentes, si no los planos no se aprobaban. Producto de eso, los sufrimientos en este terremoto fueron menores que en los anteriores”, recalcó. No obstante, el militante de la Fede señaló que actualmente “muchas familias pobres que viven en zonas alejadas, como Pocito, tienen casas de adobe y han sufrido lo ocurrido estos días, con casas agrietadas y rotas. Allí es donde se concentra la ayuda de las organizaciones”.