Como abrazado a un rencor

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La comunidad educativa defiende a la Educación y Salud que el ejecutivo de la Ciudad toma como mercancía. Transferir recursos públicos al universo del capital, otro clásico del ADN Cambiemos. Republicanos que usan fallos judiciales como felpudo. Hay Vida, pese a JxC.

Por medio de un comunicado, Horacio Rodríguez Larreta, hizo saber que no respeta la decisión del titular del Juzgado Nacional en lo Contencioso Administrativo Federal 2, Esteban Furnari, que le ordenó se atenga a lo dispuesto por el Decreto de Necesidad y Urgencia 241.
La Jefatura de Gobierno señaló que “hasta que la Corte se expida, las escuelas en la Ciudad continúan con el dictado de las clases presenciales”, por lo que va a esperar la decisión de ese tribunal que el lunes reclamó su “competencia originaria” para entender sobre esta cuestión (Ver La Corte dijo que sí).
En este contexto los trabajadores de la educación, sostienen el dictado de clases a distancia y llevan a cabo un paro que afecta sólo a la presencialidad, convocado por UTE, Sadop, Ademys y la Unión Argentina de Maestros y Profesores (Camyp).
Mientras tanto en diferentes establecimientos, los integrantes de la comunidad educativa se manifiestan a favor de las medidas de protección sanitaria que prevé el DNU 241 y para demandar que el ejecutivo de la Ciudad respete el fallo del juez Guillermo Scheibler, que obliga a garantizar las clases virtuales y a no contabilizar las faltas de aquellos chicos que no asistan presencialmente a la escuela.
“La virtualidad ha sido otro de los elementos centrales durante la educación en tiempos de pandemia, pero que asimismo ha mostrado la desigualdad tecnológica que hay en la sociedad, y puntualmente en la Ciudad”, recalcó Oriana Duran, quien es responsable del Círculo de Secundarios de La Fede de la Ciudad e integrante del Centro de Estudiantes del Colegio Mariano Acosta.
Tras lo que fue clara cuando denunció que “al Gobierno de la Ciudad no le interesa que estudiemos desde la virtualidad” y recordó que “muchos no tenemos computadoras ni wifi y lo que fue muy perjudicial para muchos alumnos durante el 2020 que perdieron el ritmo de los estudios”.
Asimismo destacó que “al gobierno de Rodríguez Larreta se le hizo un montón de amparos y pedidos judiciales para que garanticen la conectividad para quienes más lo necesitan”, pero “todavía tienen computadoras guardadas”.
Y recordó que “desde La Fede Secundarios hicimos campañas para pedir donaciones de computadoras y dispositivos” y resaltó que “la comunidad educativa es la que sigue poniendo el cuerpo por la escuela pública”, en un contexto en el que la Ciudad es una de las dos jurisdicciones que menos maestros vacunaron.
Pese a todo esto el bloque que se expresa políticamente por medio de JxC sigue confiado en que la Corte le va a dar la razón y que, así, obtendría un “triunfo político” que horade al ejecutivo nacional. Y Rodríguez Larreta continúa aferrado a una postura tan necia como inconsistente, casi como, diría el tango, Abrazao a un rencor.

¡Viva la Vida!

Vale recordar que, entre otras cosas, la Gestión PRO le sacó 371 millones de pesos el Plan Sarmiento que es el que encargado de proveer dispositivos tecnológicos a los estudiantes ¿Qué hizo con esa plata? Se la transfirió a la Dirección de Educación de Gestión Privada, esto es, que utilizó el dinero que los vecinos de la Ciudad erogan con sus impuestos para subvencionar a empresas privadas (Ver Educar a puro escupitajo).
¿Es algo excepcional todo esto? El ministro, Fernán Quirós, reconoció que pidieron respiradores al ejecutivo Nacional, porque cincuenta de los que tenían se los cedieron a empresas privadas que prestan servicios de Salud. Entre otras cosas, esto se explica porque la capacidad de la terapia intensiva de ese sector está al tope. Y echa por tierra la negación del peligro que tiene el actual momento de la pandemia en Argentina, que es el pedestal del argumento en el que se sustenta la postura del ejecutivo de la Ciudad.
Pero todavía hay más. Una sala de pediatría del Hospital Muñiz, fue desalojada y reasignada para recibir pacientes de Swiss Medical y Osde. El Muñiz es un nosocomio monovalente especializado en enfermedades infecciosas. Durante 2010 el plan de ajuste de Mauricio Macri intentó cerrar los edificios de los hospitales Udaondo y María Ferrer, para unificar sus servicios en el predio del Muñiz.
Como se ve la idea de mutilar al sistema público universal y gratuito de Salud, está en el ADN del bloque que encabeza JxC, tanto como la de entregar recursos estatales hacia el universo del capital, tal como quedó expuesto cuando la Ciudad transfirió parte de las vacunas que recibió a empresas privadas que prestan servicios de salud.
Así las cosas, mientras los republicanos del PRO usan dos fallos judiciales como felpudo y siguen metiendo la mano en el bolsillo de los contribuyentes para subsidiar a empresas privadas, el viernes sale para la República Popular China otro vuelo de Aerolíneas Argentinas que va a traer un millón de dosis de vacunas Sinopharm.
Con esto se sumarían alrededor de diez millones de vacunas las recibidas por Argentina, lo que equivale algo así como el cuarenta por ciento de la población económicamente activa del país.
Por otra parte, ayer se confirmó que desde junio el laboratorio Richmond va a comenzar a producir la Vacuna de Inmunización para el Desarrollo Argentino (Sputnik Vida). El Fondo Ruso de Inversión Directa reveló que el laboratorio Richmond ya produjo en Argentina 21 mil dosis de la Sputnik V, que serán sometidas a controles de calidad en Moscú como último escalón antes de que se habilite la producción masiva.
Aunque la ministra de Salud, Carla Vizzotti, fue cauta a la hora de hablar sobre volúmenes y plazos para que comience la producción, el titular de Richmond, Marcerlo Figueras, dijo que la Sputnik Vida comenzará a producirse en junio con un millón de dosis y, desde ahí, se va incrementar la cantidad hasta llegar a los cinco millones de dosis mensuales.
Este proyecto que tiene participación del Estado, prevé una inversión de hasta setenta millones de dólares con los que, entre otras cosas se espera financiar la construcción y puesta en marcha de una planta de biotecnología que producirá las dosis en la localidad bonaerense de Pilar.