Cumbre de los Pueblos

Política
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Se presentó una declaración de este espacio impulsado por organizaciones políticas, sociales, sindicales y de Derechos Humanos que integran el Foro de San Pablo.

Con la séptima cumbre de la Celac como telón de fondo, el espacio que convoca a la Cumbre de los Pueblos, hizo ayer lunes una conferencia de prensa en el Museo Malvinas en el que anunció que el 24 de enero va a movilizar y presentó una declaración en la que celebra la reunión que congrega a jefes de Estado de Latinoamérica “y el compromiso de los gobiernos de la región en avanzar en un camino de mayor integración regional, así como en posiciones conjuntas en temas clave de las agendas global y regional, en pos de los intereses de nuestros pueblos”.

La Cumbre de los Pueblos es impulsada por organizaciones políticas, sociales, sindicales y de Derechos Humanos que integran el Foro de San Pablo. Entre otros, ahí aparecen el Partido Comunista, el Movimiento Territorial Liberación, las dos CTA, la Confederación General del Trabajo, la Utep, el Frente Grande, el Movimiento Evita, el Frente Transversal Nacional y Popular, el Partido Solidario, el Partido Intransigente y MP La Resistencia.

La declaración dice que “es imperioso que la Celac sostenga un posicionamiento firme en relación con la finalización de la guerra en Ucrania, articulando todos los recursos diplomáticos disponibles en aras de un diálogo político que lleve a la paz” y se pronuncia a favor del “sostenimiento de un orden internacional multilateral basado en el derecho internacional”, por lo que “es imperioso que se detengan los avances de la Otan en la zona, así como la inclusión de Ucrania en esta organización”.

Asimismo rechaza toda forma de colonialismo o neocolonialismo en América Latina y el Caribe, mientras que denuncia que la base que la Alianza Atlántica posee en Islas Malvinas “representa un peligro para toda la región y forma parte de un dispositivo de dominio anglosajón más amplio y ambicioso sobre la región”. Y reafirma el legítimos derechos soberanos de Argentina sobre Malvinas,Georgias del Sur, Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes y el Sector Antártico Argentino.

También repudia “todo bloqueo ejercido contra cualquier país de la región” y demanda la finalización de los bloqueos existentes y la definición de mecanismos de reparación a los pueblos que los sufren”. Y, en este sentido, exige que EE.UU. cese el bloque “aplique la resolución votada en treinta oportunidades en la ONU” y levante el bloque que impone a Cuba y a retire a este país de la lista de patrocinadores del terrorismo internacional que confecciona.

Por otra parte recalca que la Celac debe tener “una voz concertada en cuanto a las transformaciones necesarias de la arquitectura financiera internacional y la deuda externa de los países” y añade que es necesario que “se encare con decisión la cuestión de la extranjerización de la tierra en nuestra región”.

Y condena los golpes de Estado “que han tenido lugar en la región” como el “recientemente perpetrado en Perú y el intento en Brasil”, pero también “los recientes intentos de magnicidio de la vicepresidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner y de su par de Colombia Francia Márquez”.

El documento resalta la necesidad de que en la región se avance en procesos de democratización de los poderes judiciales que se encuentran cooptados por intereses internacionales y locales que no corresponden con los de los pueblos, tras lo que hace hincapié en que es precisa “la liberación de todos los presos políticos”.