Lawfare a la española

Europa
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El ex secretario general de Comunistes de Catalunya, Joan Josep Nuet, se sienta en el banquillo por cumplir con el papel para que el fue votado.

El miércoles debe declarar ante la Sala Penal del Tribunal Supremo de España, el ex secretario general de Comunistes de Catalunya, Joan Josep Nuet, quien también es coordinador general de Esquerra Unida i Alternativa.
Se lo imputa por un presunto delito de desobediencia, como consecuencia de su actuación como miembro de la Mesa del Parlament de Catalunya durante el capítulo del proceso independentista catalán que derivó en el referéndum del 1° de octubre de 2017.
Esto es que está imputado porque, a partir de una decisión inherente a su papel en el Parlamento, hizo posible el debate de la Ley de Referéndum y de Transitoriedad, que facilitó la convocatoria a la consulta popular del 1° de octubre de 2017 que por abrumadora mayoría se pronunció en favor de que Catalunya avance hacia su independencia de España.
Este referéndum convocado por el gobierno catalán con el aval de su Legislativo, fue declarado constitucionalmente ilegal por el Tribunal Constitucional de España que intentó evitar su realización. Pese a esto el proceso avanzó y Catalunya declaró unilateralmente su independencia, medida que nunca tuvo aplicación práctica, entre otras cosas, por la intervención directa del Estado español que sometió a juicio y envió a la cárcel a nueve líderes políticos catalanes.
Las condenas del Tribunal Supremo son por el delito de sedición y van de nueve a trece años pena que alcanzó a Oriol Junqueras quien era vicepresidente de la Generalitat durante 2017.
Ahora el mismo Tribunal sigue ampliando el espectro de su persecución contra todos aquellos que participaron de este proceso desde sus respectivas responsabilidades políticas.
Es en este contesto en el que Nuet enfrenta un juicio en el que la fiscalía le pide que se lo inhabilite para ocupar cargos públicos durante un año, mientras que desde la querella que se hace desde derecha política, demandan que se lo envíe a prisión.
Ante esto desde diferentes partidos comunistas y obreros de todo el planeta, se alzan voces que hacen pública la solidaridad con Nuet, al tiempo que señalan la peligrosidad que tiene el camino de judicialización de decisiones políticas que emprende el Poder Judicial de España.