Movilización contra la impunidad

Medio Oriente
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El Partido Comunista Libanés participó de la jornada de protesta convocada a un año de la explosión que se registró en el puerto de Beirut.

El Partido Comunista Libanés (PCL), hizo público su repudio a la brutal represión perpetrada por fuerzas policiales estatales y para-estatales contra quienes se manifestaban a un año de la explosión que tuvo lugar en el puerto de Beirut el 4 de agosto de 2020.

El epicentro de la jornada fue la capital libanesa, donde se organizaron cinco marchas simultáneas convocadas por el Comité de Familias de Muertos, junto a diferentes organizaciones sociales y políticas, entre ellas el PCL .

En este contexto, fuerzas policiales y bandas que integran las milicias fascistas del partido Fuerzas Libanesas, actuaron coordinadas para atacar a los manifestantes, lo que dejó un saldo de varias personas heridas y encarceladas.

“Los gangster’s de Fuerzas Libanesas atacaron a las personas con cuchillos, palos y piedras cuando pasaban cerca de una de sus oficinas en el área de Gemmayzeh, en Beirut”, denunció el PCL y señaló que este ataque provocó más de veinte heridos, de los cuales siete fueron hospitalizados.

“Una de las víctimas es Mazen Abu Zeid, quien fue apuñalado tres veces en el pecho, los pulmones y la espalda y fue golpeado con palos en la cabeza y la cara, por lo que se lo tuvo que someter a tres operaciones”, lamentó el PCL.

Tras lo que advirtió que se trata de “ataques fascistas asesinos contra comunistas, fuerzas de izquierda y democráticas que representan una amenaza para la paz y la estabilidad en el Líbano y reflejan una decisión política de los partidos gobernantes de oprimir y brutalizar a las personas que protestan contra el régimen y sus políticas, y que exigen levantar las inmunidades de los ministros y diputados que fueron llamados a la investigación sobre la explosión del puerto de Beirut”.

Cabe recordar que el 4 de agosto de 2020, se registraron en el puerto de la capital libanesa una serie de explosiones que afectaron también a sus inmediaciones y dejaron un saldo de 207 muertos, 6500 heridos y nueve personas  desaparecidas.

De acuerdo al gobierno libanés, todo se desencadenó por la explosión de aproximadamente 2750 toneladas de nitrato de amonio que estaban almacenadas desde 2014 en el puerto sin las medidas de seguridad adecuadas.

Pese a los reclamos del Comité de Familias de Muertos, nunca se llevó a cabo una investigación exhaustiva sobre este caso y esto es lo que reclamaron quienes se movilizaron a un año de la explosión bajo el lema de “levantar las inmunidades, la rendición de cuentas y la eliminación del sistema de gobierno”.