Sigue el drama palestino

Medio Oriente
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El Partido Comunista Palestino llamó a solidarizarse con “los presos en su justa batalla con la ocupación sionista”. Mientras tanto, Tel-Aviv da otro paso en la ocupación de la zona de Cisjordania.

El Comité Central del Partido Comunista Palestino (PCP), reafirmó instó a “apoyar a los presos en su justa batalla con la ocupación sionista, intensificando el enfrentamiento con este ocupante en varias regiones del país”.

Alrededor de seis mil palestinos, entre ellos unos doscientos menores de edad y medio centenar de mujeres, son prisioneros en diferentes cárceles del estado de Israel. 520 son detenidos administrativos, que es procedimiento que utiliza Israel contra la población palestina, por el que mantienen recluidas a personas sin presentar cargos ni someterlas a juicio, por periodos de hasta seis meses que son prorrogables indefinidamente.

De acuerdo al relevamiento que hace la Comisión Palestina de Asuntos de los Prisioneros, 51 prisioneros palestinos están detenidos desde hace al menos dos décadas y 224 palestinos murieron en unidades penales israelíes desde 1967, cinco de ellos durante 2020. Y, de ellos, 73 fueron asesinados por medio de tortura y 69 por negligencia sanitaria.

Para visibilizar este tipo de situaciones, los prisioneros suelen recurrir a medidas extremas como la huelga de hambre como la que tuvo lugar durante casi todo el mes de octubre que involucró a alrededor de 250 palestinos  prisioneros en la cárcel de Gilboa.

Sobre esto el PCP, advirtió que la situación es crítica “especialmente la de los presos en huelga de hambre, debido a su peligroso y deteriorado estado de su salud”, por lo que hizo un llamado a las comunidades palestina y árabe de todo el planeta, “para que apoyen a los prisioneros en esta batalla contra el ocupante racista y fascista, transmitiendo su voz a los países y pueblos del mundo”.

Y también alertó sobre la nueva escalada que pretende Tel-Aviv con su decisión de que el Estado de Israel construya más de tres mil viviendas en la zona de Cisjordania que ocupa ilegal e ilegítimamente.

Se trata de 3.130 casas ubicadas en una treintena de colonias judías que se suman a otras 780 cuya construcción fue aprobada en enero de este año por el gobierno israelí.

Al respecto el presidente palestino, Mahmud Abbas, alertó que esta medida unilateral “empuja las cosas hacia un estado de inestabilidad y tensión” y amenaza con “destruir lo que queda de la solución de dos Estados”.