El MAS reafirma su fuerza en Bolivia

Latinoamérica y Caribe
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Si bien en algunas ciudades centrales se consolidó la oposición, el Movimiento al Socialismo ganó el setenta por ciento de las gobernaciones y alcaldías en las elecciones llevadas a cabo el domingo.

Poco más de siete millones de personas votaron en las elecciones provinciales y municipales en Bolivia, en un clima de relativa tranquilidad pese a la pandemia y a solo medio año de las presidenciales que marcaron el retorno al gobierno del Movimiento al Socialismo (MAS).
Alrededor de 7,1 millones estaban habilitados para votar en los comicios para elegir gobernadores para los nueve departamentos (provincias) e intendentes para los 336 municipios del país, entre otros cargos.
Tras los comicios todavía se vive un marco de incertidumbre y dudas a la espera del escrutinio oficial que avanza con lentitud, pero las cifras preliminares reflejan que el MAS sigue sin poder triunfar en Santa Cruz, La Paz y Cochabamba.
Además vuelve a perder en El Alto, localidad considerada uno de sus bastiones en manos de la ex presidenta del Senado, Eva Copa, candidata de Agrupación Jallalla -separada del MAS- que expone la etapa de cambios y debate interno que atraviesa ese partido.
Así las cosas, diferentes proyecciones coinciden en señalar que el oficialismo se aseguraría una victoria en primera vuelta en las elecciones de gobernadores en tres departamentos, pero debería ir a balotaje en otros cuatro.
A nivel de las principales gobernaciones, el partido de Evo Morales puede festejar una victoria contundente en el departamento de Cochabamba y otra más ajustada en La Paz, donde su candidato Franklin Flores no evitaría una segunda vuelta.
Tal como se esperaba, Luis Fernando Camacho arrasaría en Santa Cruz y, cerrando el bloque de candidatos golpistas, la ex presidenta de facto Jeanine Añez tendría un flojo desempeño en el departamento de Beni, donde apenas alcanzaría un tercer puesto.
En cuanto a las alcaldías, en Santa Cruz se ubica en primer lugar Gary Áñez, candidato de Comunidad Ciudadana con el 32,9 por ciento de los votos y muy cerca se ubica Johnny Fernández, de Unidad Cívica Solidaridad, con 31,9 por ciento, lo que presagia una segunda vuelta entre ambos ya que lejos y en tercer lugar quedó la candidata del MAS, la ex senadora Adriana Salvatierra.
La ciudad de Cochabamba quedaría para el ex capitán de las Fuerzas Armadas, Manfred Reyes Villa, con el 56,8 por ciento de los votos y el ex Defensor del Pueblo, Nelson Cox, quedó muy lejos con el 23,3 por ciento.

Reflexiones

En este contexto el dirigente de la juventud el MAS y ex senador electo por Santa Cruz, Orlando Pozo, destacó la “buena participación de la ciudadanía” que hubo el domingo, pero advirtió que los resultados de su departamento y lo peleado de la elección de Cochabamba y La Paz, señalan que en “la columna vertebral del país donde la población es mucha, se ha levantado el sentimiento regionalista, como se vio con la victoria del golpista Camacho”.
Por lo que dejó en claro que “la derecha está desarticulada en las ciudades vitales, pero siempre está abierta a profundizar la confortación”, pero recalcó que “hay un setenta por ciento de municipios rurales y ciudades intermedias donde se ratificó un gran apoyo al más”.
Asimismo, Pozo hizo hincapié en que “tiene que haber una restructuración y un fortalecimiento orgánico del partido”, para evitar escenarios como el que provocó la escisión que tuvo el MAS.
Por otra parte hizo un balance positivo del tramo de tiempo que lleva gobernado Luis Arce y resaltó que “se ve el interés del gobierno de combatir la pandemia” y celebró que “se tiene previsto que, de aquí a agosto, Bolivia tenga quince millones de vacunas”.
En esta línea, remarcó que la Presidencia Arce “trabaja para garantizar la reactivación económica y se pudo llegar a un acuerdo con los privados y pequeños productores”. Y destacó “los acuerdos de cooperación con China y con Rusia”, en os que se avanzó durante los últimos meses.
Asimismo, Pozo resaltó “la reactivación de la inversión pública y la finalización de proyectos urbanos que fueron paralizados por el gobierno de facto y que hoy se han culminado como un servicio al pueblo”.
Para finalizar, proyectó que “es importante la renovación de cuadros políticos de acuerdo a la capacidad política y compromiso ideológico con el Partido y con nuestra esencia revolucionaria”, tras lo que fue contundente cuando dijo que “el gobierno debe generar estas condiciones”.