Sigue la protesta en Paraguay

Latinoamérica y Caribe
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Con epicentro en Asunción, crece la movilización que en todo el país exige la renuncia del presidente Mario Abdo Benítez.

“La consigna actual es Que Se Vayan Todos”, recalcó el secretario general del Partido Comunista Paraguayo (PCP), Najib Amado, por medio de su cuenta de Twiter donde denunció que la situación que atraviesa su país, responde a “una pésima gestión” gubernamental, pero también a que existe “una lógica de acumulación corrupta”.
Tras lo que hizo hincapié en que el gobierno que encabeza Mario Abdo Benítez es “culpable, por acción y por omisión, por desviar la plata pública y por no cumplir su responsabilidad constitucional” a la hora de enfrentar la pandemia. Por lo que “deben irse de los cargos, ser juzgados, devolver lo birlado y penar prisión por sus delitos”.
De esta manera, el titular del PCP fijó postura en un contexto en el que sigue la protesta popular que comenzó el 3 de marzo con una masiva movilización en Asunción, que fue brutalmente reprimida con un saldo de una veintena de heridos.
La protesta hizo eclosión a raíz de la multiplicación de casos de Covid-19 en un país que prácticamente no recibió vacunas. Hoy se mantiene un preocupante nivel de ocupación de camas, lo que puso al borde del colapso a un sistema sanitario que con esta crisis exhibió los problemas que ya tenía como consecuencia de la falta de inversión estatal.

Con este telón de fondo, desde la oposición parlamentaria, el Partito Liberal avanza con la presentación de una acusación que podría derivar en un juicio político contra Abdo Benítez y su vicepresidente Hugo Velázquez. La presentación fue avalada desde diferentes organizaciones sociales como el Movimiento Agrario y Popular, entre otras.
Por otra parte, la semana pasada residentes paraguayos en Buenos Aires, se manifestaron ante la sede de la Embajada de su país. Y, desde Washington, el secretario de Estado, Antony Blinken, habló con Abdo Benítez para brindarle su apoyo.
Mientras tanto en Asunción se instaló la Carpa de la Resistencia, al tiempo que se multiplican las movilizaciones que se vienen llevando a cabo también en Encarnación, Santa Rosa del Aguaray, y en las comunidades de Laurel y Nueva Esperanza, en el departamento de Canindey,así como en la localidad de Yasy Cañy y en Curuguaty.

Incertidumbre

Así las cosas, desde el PCP se denuncia desabastecimiento que hay en hospitales de cabecera de las principales ciudades del país y “la incertidumbre acerca de la llegada de las dosis de vacunas para inmunizar a la población”.
Todo en medio de una pandemia que en Paraguay profundizó las condiciones que ya atravesaban buena parte de los trabajadores. “La pandemia desnudó las carencias ya padecidas en las áreas más sensibles como salud, educación y trabajo”, señala el PCP y recuerda que antes de la irrupción del Covid-19, el 71 por ciento de la población económicamente activa “ya se encontraba bajo el régimen de informalidad”.
Y que en marzo de 2020, la cobertura de la seguridad social, apenas alcanzaba al 17 por ciento de esa población “dejando al descubierto la inseguridad e inestabilidad que envuelve a la clase trabajadora”.
Tras lo que hace hincapié en que a principios de ese año, Paraguay “atravesaba por una de las más grandes epidemias de dengue en décadas, que para finales de marzo de 2020 registró más de 177.104 casos, 53 fallecidos y un sistema de salud colapsado”.
En este marco, a fines de marzo de 2020, el Congreso aprobó el Proyecto de Ley de Emergencia Sanitaria que autoriza que el Estado tome préstamos de hasta 1.600 millones de dólares de organismos internacionales para hacer frente a la pandemia.
Y al mes siguiente comenzaron las denuncias de sobrefacturación en la compra de mascarillas y alcohol en gel en instituciones públicas que se llevaron puestos a dos colaboradores de Abdo Benítez.
“La clase trabajadora en particular fue la más afectada por la crisis”, mientras que “los empresarios recibieron millonarios subsidios por parte del Estado” se advierte desde el PCP y se señala que “la mala gestión del Ministerio de Salud es evidente”.