Ecuador define el balotaje

Latinoamérica y Caribe
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Las fórmulas Arauz-Rabascall y Lasso-Borrero definen una elección clave para su país y la región. “La victoria de UnEs sería importante para la Patria Grande latinoamericana”, dijo el titular del Partido Comunista Winston Alarcón.

“Estamos convencidos de que para este balotaje debe mantenerse la diferencia que hubo en la primera vuelta, que fue considerable”, evaluó el secretario General del Partido Comunista del Ecuador (PCE), Winston Alarcón, al referirse a la elección que va a tener lugar el domingo y añadió que es muy probable que la distancia a favor de la fórmula de Unión por la Esperanza (UnEs) “pueda incrementarse al ser alimentada por las condiciones en que está ocurriendo el proceso electoral”.
En este sentido, Alarcón recordó que no hace mucho, Lenin Moreno “hizo aprobar lo que denominaron Ley Humanitaria, que lo que ha hecho es poner en la desocupación a miles de trabajadores”, algo que “aceleró la miseria dejando adultos y niños sin poder acceder a la alimentación que precisan para poder subsistir”.
Todo esto en un contexto en el que las propias políticas presidenciales favorecen abiertamente a lo más concentrado del universo del capital que actúa en Ecuador. “Mientras los trabajadores pasan hambre, los grandes industriales ricos han usufructuado de manera inmisericorde los todo los que se les da desde el Estado”, explicó el titular del PCE y recalcó que, “así, la diferencia de clases es una cuestión manifiesta y se profundiza la brecha entre los ricos y la mayorías de pobres”.
Así las cosas, con este telón de fondo, el binomio integrado por Andrés Arauz y Carlos Rabascall, que obtuvo casi el 33 por ciento de los votos en la primera vuelta, va a definir la elección con aquel que constituyen Alfredo Lasso y Alfredo Borrero.
“Durante la campaña, la candidatura de Arauz constituyó el bloque de oposición a la derecha ecuatoriana, pero también a la presencia de la CIA, que ha fabricado una campaña sucia contra los candidatos de UnEs, que es la tendencia progresista en Ecuador”, denunció Alarcón.
Tras lo que hizo hincapié en que “la derecha que representa a las oligarquías nacionales, los empresarios que tienen dinero en paraísos fiscales y el imperialismo, no ve con buenos ojos que el pueblo ecuatoriano y las fuerzas políticas democráticas, progresistas y revolucionarias sostengan la soberanía nacional y una posición política que logre que el neoliberalismo sea sacado de nuestro país”.
Y fue claro al resaltar que una victoria de UnEs “permitiría que Ecuador avance en un progreso social y de cambio en las condiciones de vida de nuestro pueblo, mejorando sus condiciones sociales y económicas”, al tiempo que también “sería importante para la Patria Grande latinoamericana”.
Por otra parte, el secretario del PCE, se refirió a la versión de que “estaría en marcha un fraude electoral en Ecuador”, de la que se hicieron eco diferentes medios periodísticos que citaron una fuente del propio Consejo Nacional Electoral. De acuerdo a esta denuncia, en la maniobra estarían involucrados Lasso y su aliado el líder del Partido Social Cristiano, Jaime Nebot.
Cualquier situación de este tipo provocaría un “fuerte rechazo por toda América Latina y creo que también por parte de las fuerzas progresistas de Europa”, advirtió Alarcón y recalcó que, “si intentan algo así, levantaremos el mundo entero en contra de esa posibilidad”. Y añadió: “el pueblo ecuatoriano está preparado para eso, las fuerzas democráticas, progresistas y revolucionarias también lo están y buscamos la forma de que no ocurra este escenario”.