60 años de bloqueo

Latinoamérica y Caribe
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El Gobierno y el pueblo de Cuba volvieron a repudiar la medida dispuesta por EE.UU. que constituye "una violación masiva, flagrante y sistemática de los derechos humanos de todas las cubanas y cubanos" y lo calificaron de "genocidio".

Al cumplirse sesenta años del bloqueo que perpetra EE.UU., Cuba volvió a exigir el fin de esa medida y sus autoridades denunciaron que el cerco económico y comercial constituye "una violación masiva, flagrante y sistemática de los derechos humanos de todas las cubanas y cubanos" y lo calificaron de "genocidio".

A partir de la firma de la Proclama 3.447, "la política de cerco y asfixia económica se consolidó como eje central de la estrategia dirigida a coartar el derecho legítimo de los cubanos a defender su soberanía y forjar un proyecto emancipador, ajeno a la dominación imperialista", destacó el Ministerio de Relaciones Exteriores cubano.

Y recordó que la principal justificación que usó entonces EE.UU. para aplicar esta medida fue la relación de Cuba con los países socialistas, argumentando que atentaba contra “los principios del sistema interamericano” y contra la seguridad estadounidense y hemisférica.

Asimismo, hizo hincapié en que “sus efectos han limitado las posibilidades de desarrollo económico, al estar diseñado para impedir las relaciones comerciales con terceros países” y añadió que el objetivo del bloqueo es “provocar el desengaño y el desaliento mediante la insatisfacción económica y la penuria, debilitar la vida económica negándole a Cuba dinero y suministros con el fin de reducir los salarios nominales y reales, provocar hambre, desesperación y el derrocamiento del gobierno”, tal como sostuvo el subsecretario de Estado de EE.UU., Lester D. Mallory, del 6 de abril de 1960 en un memorando.

A lo largo de los años, Cuba ha denunciado que el el bloqueo se ha convertido "en el acto de guerra económica más complejo, prolongado e inhumano cometido contra cualquier Nación".

Los daños acumulados en estas seis décadas rondan los 150 mil millones de dólares, denunció el Ministerio de Relaciones Exteriores y resaltó que en plena pandemia "la crueldad" sobrepasó límites insospechados al obstaculizar donaciones solidarias y tratar de entorpecer el desarrollo de las vacunas o limitar la posibilidad de acceder a medicamentos.

Pero pese a esto merced a la "fortaleza del sistema socialista cubano y la unidad del pueblo" se ha evitado el colapso económico y social y se ha alcanzado "un desarrollo humano destacado".