Justicia para Sebastián Moro

Latinoamérica y Caribe
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

“Hay una fiscalía complaciente con la derecha”, denunció la hermana del periodista argentino que fue asesinado en Bolivia poco después del golpe de Estado que acabó con el gobierno de Evo Morales.

Penélope es hermana de Sebastián Moro, el periodista argentino que fue asesinado en Bolivia poco después del golpe de Estado que acabó con el gobierno de Evo Morales y acaba de denunciar la investigación por este caso se estancó porque “hay una fiscalía complaciente con la derecha”.

Al respecto sostuvo que la familia del periodista que trabajaba en la radio de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia, va a solicitar que el Estado argentino que “pida explicaciones” al Poder Judicial boliviano por la inacción de la causa.

Penélope Moro fue clara cuando recalcó que en Bolivia “hay una fiscalía complaciente con la derecha” y que el Poder Judicial de ese país carecer de “trayectoria y perspectiva de derechos humanos”.

Vale recordar que Moro fue encontrado seminconsciente en su domicilio de la ciudad de La Paz el 10 de noviembre de 2019 cuando en Bolivia estaba en desarrollo el golpe de Estado, en cuyo contexto, policías, militares y bandas de derecha armadas atacaban a integrantes del Movimiento al Socialismo y otras organizaciones políticas, sociales y sindicales afines al proceso que encabezaba Morales. Durante esos días fue atacado el director de la radio de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia.

Con este telón de fondo Moro fue encontrado en su casa por un amigo que avisó a sus familiares residentes en Argentina. Entonces Penélope viajó a Bolivia junto a su madre, Raquel Rocchietti, y su hermana Melody para encontrar a Sebastián internado en una clínica con un diagnóstico de accidente cerebrovascular (ACV). Ahí falleció una semana después.

Pero independientemente del diagnóstico, el cuerpo de Moro presentaba otro tipo de lesiones como moretones que evidenciaban que había recibido golpes, que un médico externo asoció con señales de torturas.

Moro había sido amenazado por integrantes de las bandas golpistas, pero pese a eso, la Embajada Argentina a cargo de Normando Álvarez lo abandonó, tal como denunció Penélope, quien recalcó que el diplomático se negó a que un avión sanitario trasladara a Sebastián antes de que muriera.

Álvarez, es uno de los que aparecen involucrados en el tráfico ilegal de armamento desde nuestro país a Bolivia, que fue habilitado por el Gobierno Cambiemos, para apoyar a los golpistas.

Así las cosas, hace seis meses organismos de Derechos Humanos de Argentina, lanzaron una campaña global para denunciar a los responsables del asesinato del periodista y para exigir justicia por Sebastián Moro. El Partido Comunista hizo suyo ese reclamo.